mayo 28, 2018

Glaucoma, ladrón silencioso de la vista

Los problemas silenciosos son los más peligrosos, acude a tu médico.

El glaucoma, al que se le conoce como el ladrón silencioso de la vista, es la segunda causa de ceguera a nivel mundial y la primera de ceguera no reversible, siendo un problema grave de salud, por lo que es necesario acudir con el oftalmólogo por lo menos una vez al año para un diagnóstico temprano y poder retrasar el daño.
Esta condición, que va reduciendo la visión periférica del ojo, se produce principalmente cuando la presión ocular interna aumenta debido a que no existe un buen drenado de los líquidos (humor acuoso) que se producen para el buen funcionamiento del ojo.
En la mayoría de los casos no hay síntomas; en algunos, el daño puede avanzar lentamente, pero en otros se puede perder la vista en un periodo de 24 horas, por lo que ante cualquier alteración en la vista o aparición de manchas en la visión, hay que acudir al especialista.
El diagnóstico oportuno aumenta la posibilidad de mantener hasta al final de la vida el nivel de visión con que se llega al momento en que se detecta el problema.
“Con los adelantos médicos y si el paciente coopera con su tratamiento, se puede mantener la visión que tiene hasta edades avanzadas, la posibilidad de evitar la progresión del daño hasta 90 por ciento”, subrayó Curt Hartleben, jefe del Departamento de Glaucoma del Instituto de Oftalmología Fundación Conde de Valenciana.